Inicio Economía Un operador dominante no regulado afecta a todos los colombianos: Telefónica Movistar

Un operador dominante no regulado afecta a todos los colombianos: Telefónica Movistar

14
0

Telefónica Movistar advirtió hoy que la falta de una intervención regulatoria oportuna para solucionar la posición de dominio del operador Claro no solo repercutirá en el avance del mercado nacional de telecomunicaciones, sino en el bienestar de todos los colombianos que hacen uso de las TIC para el desarrollo de su vida laboral y profesional, y de los millones que aún faltan por conectarse.

En una rueda de prensa realizada en compañía de los operadores Tigo y Avantel, el Presidente CEO de Telefónica Movistar Colombia, Fabián Hernández, aseguró que “en el largo plazo, si se mantiene la dominancia en el mercado de servicios móviles, con la probabilidad de traslado de dicha dominancia a los servicios fijos y de televisión por el creciente empaquetamiento de Claro, existe el riesgo de que ese operador logre la exclusión de sus competidores en el mercado y se reduzcan las opciones de los consumidores para elegir”.

Para Hernández, en la actualidad Claro está en posición de establecer precios y de ejecutar prácticas restrictivas de la competencia que en últimas generan una pérdida de bienestar de los consumidores traducida en mayores precios de los servicios. En su momento, Fedesarrollo calculó que la falta de competencia efectiva en el mercado de voz y datos móviles equivale al 1,09% del PIB.

Precisamente, la OCDE, a través del documento “Digitalization Review of Colombia – Going Digital in Colombia”, se refirió en los últimos días a los altos niveles de concentración de mercado colombiano que afectan la dinámica competitiva del mismo. Este análisis señala que el jugador más grande -Claro- aumentó sus cuotas en banda ancha móvil, voz fija y banda ancha fija, y relaciona la concentración con los altos precios de los servicios.

Tigo, Avantel y Telefónica reiteraron ayer que la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) debe tomar las medidas que garanticen la competencia en sanas condiciones de mercado, fomenten las inversiones necesarias para adelantar la cuarta revolución industrial y despejen cualquier inseguridad jurídica para esta industria.